COMPARTIRShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Bodega Monteviejo presenta la nueva cosecha de uno de los vinos más prestigiosos de Argentina: La Violeta Malbec 2010.

La bodega situada al pie de la Cordillera de los Andes, en el corazón de Valle de Uco, se encuentra en una de las principales zonas vitivinícolas de la Argentina.

El equipo enológico de Monteviejo está  liderado por Marcelo Pelleriti, quien es uno de los referentes de la enología mundial. Se desarrolló profesionalmente en Francia y Argentina, consagrándose como un gran intérprete del terroir. Desde el año 2001 Marcelo realiza las vendimias en Bordeaux de Chateau La Violette, Chateau Le Gay y Chateau Montviel (propiedades también de la familia Parent). A partir del 2007 lo acompaña su equipo enológico de Mendoza a realizar las cosechas en Francia.

La Violeta es un Malbec de altísima calidad. Luego de 9 años de trabajar la finca, se detectaron dos cuarteles que expresaban muy delicadamente la tipicidad del Malbec. Se trata de los cuarteles 5 y 9 que poseen un alto porcentaje de piedra (70%-80%). Cada detalle es cuidado con muchísimo esmero para preservar la elegancia que presentan esos lotes.

Se desgrana a mano cada racimo de uva, posteriormente ingresa a la bodega, se procede a una maceración en frío a 8o C durante 20 días y se inicia la microvinificación. Se rotan las barricas y se realiza pigage en forma manual diariamente.

Es un proceso de elaboración único y el resultado es la excelencia. Se trata de una producción limitada, donde la bodega debe hacer un juego de domino para que todas las partes interesadas puedan tener una partida asignada para la venta. Y suele suceder que la venta se agota antes de lo pensado.

En esta ocasión se lanza al mercado la añada 2010. La cosecha se caracteriza por una fruta de excelente calidad. Fue un período fresco con producciones normales. La primavera fue fría y demoró la brotación, hubo un pequeño corrimiento lo cual hizo que la floración no fuera pareja. La cosecha 2010 presentó un otoño largo y seco dando por resultado una excelente madurez y sanidad de las uvas. La Violeta 2010 es un vino de gran potencial de guarda, elegante y complejo.