COMPARTIRShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Se trata de un vino de misa elaborado en Mendoza con uvas de todo el país. Con este Torrontés, el Papa Francisco celebrará la misa en la que se santificará al Cura Brochero, primer santo argentino.

La iniciativa fue del Fondo Vitivinícola, la Corporación Vitivinícola y el INTA, que a través de los Centros de Desarrollo Vitícola contactó a pequeños productores para que enviaran sus uvas. El vino se presentó y fue bendecido en agosto pasado en la Catedral Primada de Buenos Aires por el Presbítero Alejandro Russo y fue él quien en persona llevó las botellas de “Todos”.

El Papa ya tiene en su poder el vino mendocino.

El Papa ya tiene en su poder el vino argentino.

Se trata de una elaboración exclusiva para el Papa Francisco de 450 litros de vino de la variedad blanca Torrontés Riojano. El vino  tiene la certificación del Arzobispado de Mendoza que lo autoriza como apto para la celebración de la misa. Por primera vez en la historia, el Papa podrá realizar la consagración con un vino argentino y se espera que el Santo Padre celebre con el vino “Todos” la misa en la que se santificará al Cura Brochero, el próximo mes de octubre.

Este especial vino fue elaborado con uvas provenientes de pequeños viticultores de todas las provincias vitivinícolas y demandó un gran esfuerzo de coordinación entre el INTA, la Corporación y el Fondo Vitivinícola.

La elaboración

Una vez que la uva llegó a Mendoza, fue vinificada en la planta piloto de vinos de la Estación Experimental Agropecuaria Mendoza, en Luján de Cuyo. Resultó una partida de 450 litros y se elaboró según el método del Padre Oreglia para poder ser certificado por el Arzobispado de Mendoza como “vino de misa”. “El resultado de este proceso, realizado con mucho cuidado y dedicación de manera prácticamente artesanal, es un vino Torrontés dulce natural con 13,7 % de alcohol y que cuenta con la certificación que lo avala como vino apto para la misa”, sostuvo Santiago Sari, enólogo a cargo de la elaboración.

Un vino argentino en el Vaticano

En la carta enviada al Vaticano, los referentes de la vitivinicultura argentina expresaron que “sería un gran honor que Su Santidad Francisco aceptara este obsequio, el fruto del trabajo de miles de hombres y mujeres que depositan sus esperanzas en las viñas y encomiendan sus cosechas a la Virgen de la Carrodilla, patrona de los viñedos”.

Al respecto, el presidente del Fondo Vitivinícola, Bernardo Lanzilotta, resaltó que “será la primera vez en la historia de la Iglesia Católica que el Papa celebre sus misas con un vino argentino. El Vaticano generalmente adquiere sus vinos en Italia y otros países europeos. Es un gran honor poder obsequiarle al Papa Francisco un vino argentino para sus misas. Será un hito para nuestra vitivinicultura”.