COMPARTIRShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Es el tercer año que la acetaia tiene la autorización para envasar aceto con denominación geográfica protegida, a través de la certificación del Consorcio del Aceto Balsámico de Módena.

Luego de una semana de trabajo intenso, Acetaia Millán renovó la certificación que le otorga el Consorcio del Acero Balsámico de Módena para envasar aceto con denominación geográfica protegida traído de esa ciudad italiana, y para elaborar el propio con la formula tradicional.

La Acetaia fue visitada por el inspector del Consorcio Marco Gasparetto, quien durante una semana revisó que se estaban cumpliendo las condiciones indicadas.

El enólogo Gabriel Guardia, responsable de la acetaia.

“Hemos tenido una semana intensa, con una auditoría más exigente que lo normal. Los expertos de Módena van entendiendo la realidad argentina, viendo que los acetos que hay en el mercado no son aceto balsámico a pesar de cumplir con las leyes argentinas, y por eso hemos tenido que demostrarles una vez más que vamos en el camino correcto, el de elaboración con el método tradicional, muy alejado de lo que está en el mercado. Nuestra intención, ellos ya lo saben, es seguir en este camino, promover que los argentinos consuman el verdadero aceto y de a poco conseguir que la industria se vuelque hacia este método original”, afirma Gabriel Guardia, gerente general de Olivícola Laur y Acetaia Millán.

Obtenido de mostos de uva fermentados, con adición de vinagre envejecido y vinagre de vino, y estacionado en madera, el Aceto Balsámico tradicional de Módena es un condimento de la historia antigua que ha sabido adaptarse con éxito a los sabores de la cocina moderna y a culturas gastronómicas heterogéneas. Se distingue por el aroma delicado, persistente, de agradable y armónica acidez, por el color marrón oscuro intenso, por el olor acético con posibles notas de madera y por el sabor agridulce y equilibrado.

El Consorzio Tutela Aceto Balsamico di Modena es el guardián del pliego de condiciones y es un interlocutor privilegiado en todas las cuestiones que atañen al producto a nivel normativo. Además, fomenta el conocimiento y la cultura del acero balsámico.

Actualmente, el Consorcio de Tutela agrupa a 50 empresas del sector y representa el 98 % de la producción certificada anual de aceto balsámico.

Fuera de Europa, solo tres empresas están certificadas por el Consorcio. Dos de ellas están en Toronto (Canadá) y Tokio (Japón), y la otra es Acetaia Millán, en Mendoza, Argentina.