COMPARTIRShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El CEO y propietario de Bodega Norton, conversó con VYBV sobre el futuro del vino argentino, el Malbec, las expectativas para el próximo año y los cambios que enfrenta su empresa para adaptarse a un mercado cada vez más competitivo y las demandas del consumidor.

Por Gustavo Flores Bazán y Federico Lancia. Exclusivo para VYBV.

Considerado un mendocino más, Michael Halstrick o Miguel, como él se hace llamar, ya lleva 25 años al frente de una de las bodegas más tradicionales y prestigiosas de Argentina: Norton.

Con más de 120 años de historia, Norton es una de las marcas de vinos más arraigadas en el consumidor nacional, no obstante, Halstrick, que pertenece a la familia Swarovski, reconocida por sus joyas en todo el mundo, asegura que siempre hay que pensar en mejorar y ser autocrítico con lo que uno hace.

-¿Cómo ve la proyección del vino argentino para los próximos años?

– Estoy convencido de que se ha recorrido un gran camino y que el vino argentino aún tiene mucho por delante. Tenemos una variedad como el Malbec que es única y no hay país en el mundo donde se dé tan bien como acá. A veces escucho a colegas de la industria muy nerviosos cuando dicen que Argentina es solo Malbec. A mí eso no me pone nervioso porque además del Malbec, tenemos otras variedades que hacemos muy bien, como el Cabernet Sauvingnon y el Chardonnay. Si uno se fija en nuestros vecinos, Chile, es un país muy exitoso que exporta mucho más que Argentina, pero hay algo que ellos no tienen y es el Malbec. Argentina ha llegado al mundo y ahora tenemos que lograr dar un próximo paso que es muy importante, tenemos que hablar de terroir, hacer el vino más interesantes, aparte del vino de consumo de todos los días y tenemos que hablar de zonas, para luego poner el vino en lo más alto y en el lugar donde están los vinos iconos del mundo. Es una tarea que todavía tenemos pendiente.

-¿Qué otras variedades tienen futuro además del Malbec?

-Tenemos opciones como la Bonarda, que lo veo muy factible y que tenemos que promoverlo. Además hay una cepa que en Argentina todavía se le tiene miedo y yo creo que el Torrontés podría tener mucho éxito en el mundo, pero primero tenemos que estar convencidos nosotros. Acá nadie pide un Torrontés. Tenemos que lograr que los argentinos estén orgullosos de este varietal, al igual que lo sienten por el Malbec, que no es una moda y fue elegido por los consumidores. Cuando uno hace probar el Torrontés en otros países, a la gente le encanta y le llama la atención, pero acá en los restaurantes se lo mira con mala cara.

– Nuestro país puede exportar vinos de mayor rango de precios que Chile, por ejemplo. En este sentido, ¿se puede lograr que Argentina sea reconocida por sus vinos de alta gama? ¿Cómo lo percibe desde Bodega Norton?

-Estamos en ese camino. Ya se han logrado muchas cosas. Este año festejamos nuevamente que entramos con Norton Malbec Reserva en el Top 100 vinos de Wine Spectator (ver nota) que es algo muy difícil. Hay que tener en cuenta que un vino argentino sea destacado dentro de un mar de etiquetas de todo el mundo, esto es muy importante para el posicionamiento de nuestros vinos en el mundo.

– Vemos una diversificación del portfolio de la bodega, desde el Norton Clásico muy optado por los consumidores argentinos, hasta el King Malbec, el reciente lanzamiento de la bodega. ¿Cómo percibe al consumidor argentino?

– El consumidor argentino hoy es muy sensible al precio. También por otro lado quiere cosas nuevas. Hoy la innovación es muy importante, hay que ser dinámico e inventar cosas nuevas y darle valor agregado al consumidor en todo sentido, como lo estamos haciendo con King Malbec; con un packaging innovador pero con un muy buen Malbec adentro. Un vino que ha sido muy bien recibido en el exterior, especialmente en Estados Unidos y Holanda. Es un producto para los millennials. Por otro lado, Norton Clásico hoy es un vino con doble etiqueta: 1895 a ser el nuevo nombre del vino, un producto muy elegido por la gente que hoy se fija en el precio. Es un vino muy respetado por relación precio-calidad. La gente lo busca y cuida mucho su bolsillo.

-Usted viene de una familia importante y muy reconocida por la calidad de sus productos en el mundo. ¿Cuál es el secreto para mantener el prestigio existiendo tantas etiquetas en el mundo del vino?

-Para seguir creciendo siempre hay que autocriticarse y sentarse a ver cómo uno puede mejorar. Eso hay que hacerlo de forma continua, que es lo más importante. Para esto hay que rodearse de la mejor gente, esto no se hace uno solo; se hace siempre con un equipo de gente que piensa en la misma dirección.

– ¿Qué expectativas tiene para el próximo año?

-Creo que va a ser un año de transición para nuestra industria y vamos a necesitar que se terminen de ajustar los precios. Pero no tengo dudas que va a ser un año de transición básicamente.

michael-halstrick-presidente-y-ceo-de-bodega-norton-junto-al-presidente-de-la-nacion-mauricio-macri

Halstrick junto al presidente Macri.