COMPARTIRShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Gustavo Santaolalla, Felipe Pigna, Pablo Rago, Juanchi Baleirón y Gillespi, son sólo algunas de las personalidades nacionales e internacionales que cuando visitan Mendoza eligen conocer Olivícola Laur y Acetaia Millán.

A los paseos típicos de bodegas, montaña y circuitos de actividades de aventura, se suma cada vez más el interés por conocer la creciente industria olivícola de la provincia.

Gabriel Guardia, gerente de Olivícola Laur y Acetaia Millán, explica el fenómeno: “Algunos ya conocen nuestros productos, otros vienen buscando algo diferente porque ya han visitado muchas bodegas. Aquí conjugamos algo único en un solo lugar: encontrarse con la olivícola que ocupa el número ocho en el ranking de las 100 mejores del mundo (y la primera de Argentina), y una de las tres acetaias fuera de Europa que elaboran aceto balsámico original certificadas por el Consorcio del Acero Balsámico de Módena”.

De hecho, el interés es tan grande, que muchos artistas deciden producir luego sus propios aceites y acetos de la mano experta de Guardia, enólogo especializado en aceite de oliva y capacitado en Módena para la producción de aceto.

Entre ellos, los artistas Juanchi Baleirón, Nito Mestre y Adrián Barilari y el chef Nicolás Bedorrou, ganador de tres Martín Fierro. Además, el músico ganador de un premio Oscar Gustavo Santaolalla, también está evaluando seguir el mismo camino.

Estamos felices de recibir cada vez más turistas con ansias de aprender los secretos del buen aceite de oliva y aceto balsámico. Y, por supuesto, es un orgullo enorme que grandes artistas nos elijan para disfrutar otras bondades de Mendoza”, agregó Gabriel Guardia.

Olivicola Laur y Acetaia Millán recibe más de 150 turistas por día. La mayor parte provienen de distintas provincias argentinas, mientras que el resto y en cantidad creciente, de Brasil, Estados Unidos y Europa en general. También se nota una presencia cada vez más fuerte de turistas de China.

Los visitantes pueden hacer un recorrido guiado por los olivos centenarios, la fábrica antigua y la nueva, conocer la moderna tecnología con la que se elabora el aceite de oliva y el aceto balsámico y degustar todos sus productos.