COMPARTIRShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Así lo afirma, uno de los responsables de Richardi Fazio Menegazzo (RFM), empresa que actualmente se erige como principal elaboradora de vinos espumantes a terceros en toda la región. Mariano ha estado a cargo de la nueva apuesta del establecimiento, una planta de elaboración en método tradicional.

El constante crecimiento en el mercado de los espumantes en Argentina alentó a la empresa Richardi Fazio Menegazzo –líder en la elaboración para terceros de espumosos por método Charmat- a realizar una inversión que ronda los U$S 500 mil para sumar a su amplio expertise, el método tradicional francés.

La presentación oficial de la incorporación del método Champenoise al servicio de elaboración de espumantes, a la que asistieron representantes de 35 de las bodegas más importantes del país, se realizó esta última semana en las instalaciones de la empresa, ubicada en Carril Ponce, de Guaymallén.

Vinos y Buen Vivir, habló con Mariano Richardi, quién ha estado a cargo del desarrollo de la planta de elaboración del método tradicional, sobre este particular momento que vive la bebida.

¿Cómo están viviendo este momento, con la nueva planta de champenoise dentro de su bodega?

La verdad que es un sueño realizado como empresa, con la tradición que lleva mi padre en la industria lograr el espacio del método tradicional es como anhelo hecho realidad. Además con muchas expectativas, para lo que le puede venir al país y nos de la oportunidad de crecer más en este nivel de espumantes. Creo que la Argentina tiene un potencial impresionante, luego de haber conocido los espumantes españoles, italianos y franceses, y hay que trabajar muy bien los vinos bases.

¿Es posible que la Argentina desarrolle una identidad vinculada al espumante?

Esa pregunta es clave. Hace rato que nos las venimos haciendo. Y es muy importante que logremos un nombre (como el champagne, como el cava o el prosecco), porque para hacernos conocido en el mundo, como lo logró el Malbec, también tendremos que pensar un nombre para que nos reconozcan con el espumante. Es importante trabajar esta cuestión y poder lograr un acuerdo en este sentido.

¿Hoy se está atento a la desestacionalización que hay del producto? El consumidor pide más calidad y diversidad…

Nosotros hace rato vimos este cambio. Hace veintiocho años que hacemos el método charmat (más volumen y masivo) y hoy eso que decís se da en muchos aspectos. Hoy se consume mucho en la noche, y el consumidor se ha animado a probar espumantes diariamente o los fines de semana y eso es muy bueno.

¿No se corre peligro con la calidad cuando algo se masifica….?

Eso es responsabilidad de cada bodega. Nosotros como establecimiento elaborador de espumantes tratamos de brindar una calidad excelente y con todo el grupo de trabajo que hemos formado en Richiardi Fazzio & Menegazzo estamos preparados para trabajar en primera línea y ese tema lo cuidamos mucho porque con la calidad no se juega.