COMPARTIRShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El profesional que estudió en la Facultad de Enología de la Universidad Maza, es a partir de ahora el  responsable de la elaboración de los vinos de la bodega ubicada en Perdriel, en Luján de Cuyo.

El joven enólogo mendocino Mariano Quiroga Adamo regresa a Mendoza, luego de  trabajar en Cafauate, Salta, para asumir la conducción de la enología de Bodega Casarena, y de esta manera, investigar, experimentar y elaborar los vinos que homenajean los mejores terroirs en Luján de Cuyo.

“Casarena es una bodega ampliamente rica en viñedos, tanto antiguos como plantaciones jóvenes, y suelos que se ven bien marcados en sus fincas y reflejados en sus vinos”, explica Mariano.

Quiroga Adamo es licenciado en Enología, título otorgado por la Facultad de Enología y Agroindustrias de la Universidad Juan Agustín Maza, además de poseer un Posgrado en Enología. Inició su carrera trabajando en Chandon y Catena Zapata y durante los últimos 7 años se dedicó a explorar los terruños salteños, trabajando como enólogo principal en El Porvenir de Cafayate, contando con el apoyo del enólogo asesor Paul Hobbs.

En el 2014 fue distinguido como “Enólogo Joven del Año”, en los Gaucho Annual Winemaker Awards. “Tras siete años de estar en Salta, mi desafío es comenzar a recorrer los viñedo de Luján de Cuyo, donde Casarena posee más de 160 hectáreas plantadas en cuatro fincas -una en Perdriel y tres en Agrelo-, con suelos totalmente distintos y variables”, señala el enólogo.

“Ahora vuelvo a atravesar algo parecido a lo que me pasó cuando llegué a Cafayate. Se viene un período en el que hay mucho por descubrir y para ello me acompaña un gran equipo de personas”, afirmó.

Casarena cuenta con cuatro fincas propias: Viñedo Jamilla´s Vineyard, en Perdriel, y los viñedos Lauren´s Vineyard, Owen´s Vineyard y Naoki´s Vineyard, en Agrelo. Enfocada en la elaboración de Single Vineyards, la bodega realiza el relevamiento de las uvas cultivadas en cada sitio en particular, para obtener como resultado una identidad singular y conseguir el verdadero reflejo del terruño en cada vino que elabora.

“Actualmente en la bodega estamos realizando los cortes para los nuevos fraccionamientos que se vienen. Me entusiasma la mentalidad y flexibilidad a la innovación para desarrollar otras cosas con las que trabaja Casarena. Mi misión será dejar que el terruño hable con naturalidad a través del vino”, agrega Mariano.

Casarena Bodega y Viñedos es un proyecto vitivinícola que le rinde homenaje a la rica tradición de Agrelo y Perdriel, en Luján de Cuyo. Fiel a este homenaje, la bodega está ubicada en el corazón de Perdriel, en un edificio centenario, construido en 1937, que fue totalmente renovada para el proyecto.