COMPARTIRShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Lo asegura Matías Prezioso, presidente de la Asociación Argentina de Sommeliers, quien reafirma los pilares de su profesión: pasión, capacitación constante, una cuota de humildad y no separar nunca los pies de la tierra, es decir junto al consumidor de todo tipo de vinos.

Fuente: Fondo Vitivinícola Mendoza.

De cara a la proyección mundial de los sommeliers locales, el próximo 30 de octubre, en Buenos Aires, se realizará el Concurso Mejor Sommelier de la Argentina. El evento, que cuenta con el apoyo del Fondo Vitivinícola, será el punto de encuentro entre las bodegas, los consumidores y los sommeliers de todo el país (ver nota).

Previo a este encuentro, el presidente de la Asociación Argentina de Sommeliers, Matías Prezioso, brindó algunas declaraciones que hacen foco en el interés del consumidor de vinos.

“Creo que estamos transitando un cambio importante y cada vez más el consumidor ve al sommelier como un aliado. Como en toda profesión, hay perfiles y perfiles. Pero sobre todo creo que el consumidor, en general, es muy reflexivo y entiende que el sommelier está de su lado, y eso ya es una gran noticia”, asegura Prezioso.

“En lo personal, me parece que el sommelier debe ser principalmente un comunicador de las bondades del vino, información que el consumidor aprecia y valora; en muchos casos, juegan a favor también la pasión y humildad del sommelier”.

El sommelier con los pies en la tierra

Consultado sobre las cualidades que todo sommelier debe tener, Matías afirma en primer término, que debe tener “pasión, constancia, capacitación constante y una cuota de humildad”.

Pero también agrega un punto que no le parece menor: “el no separar nunca los pies de la tierra, en el sentido de mantenerse cerca del consumidor. No solo de aquel que busca vinos muy caros, sino del consumo diario. La tentación de hablar de vinos inalcanzables debe aparecer en ciertas ocasiones, siendo más la excepción que la regla”.

“El consumidor ve al sommelier como un aliado”.

A cada vino, su ocasión

“Una buena recomendación para un consumidor confundido frente a la góndola es que busque a un sommelier o persona de confianza que lo asesore. Si eso no ocurre, le diría que nunca se esquematice, que hay ocasiones para todo”, destaca el presidente de la AAS.

“Hay circunstancias en donde a uno lo reconforta elegir para descorchar una botella de una bodega que conoce, aunque hay otras en las que pueden probarse de la misma bodega otra variedad o etiqueta que aún no se ha probado.

“Lo mismo ocurre al probar nuevos estilos y productores. Hoy aparecen día a día nuevos vinos y el consumidor a veces se marea con tanta oferta”, agrega.

“Justamente es el sommelier, el profesional que periódicamente se mantiene actualizado de las novedades y puede dar datos adicionales para que el consumidor cuente con más información. Una vez más, ese dato que no necesariamente está en la contraetiqueta y que no siempre va ligado exclusivamente con los aromas y sabores”, concluye.