COMPARTIRShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Elegancia, complejidad, frescura y modernidad; conceptos bajo los cuales este nuevo blend ya se posiciona como los preferidos entre los mendocinos.

Por vez primera, Bodega Santa Julia buscó salir de las bellas tierras maipucinas en donde se encuentra  para llegar a pleno corazón de la ciudad de Mendoza. ¿El motivo? La presentación de su más reciente creación, el vino Cosecha Manual “Gran Alambrado”.Así, este nuevo ícono que se incorpora a la línea Alambrado, y que ya ostenta su tope de gama, se presentó en sociedad con un con un exclusivo evento realizado en Grill Q, el restó del prestigioso hotel cinco estrellas, Park Hyatt Mendoza. Allí, periodistas especializados en vinos y gastronomía, referentes de la vitivinicultura de la provincia como así también, sibaritas y foodies, disfrutaron de un exquisito cóctel elaborado por el chef Cristian Nieva y, por supuesto, maridado desde las burbujas del espumante Alambrado como así también, por todos los vinos que componen esta línea de Santa Julia.

Gran Alambrado, un vino ideal para acompañar las comidas.

 “Hace dos años que nació este proyecto de crear cincos vinos para lograr la Línea Alambrado hasta llegar a este presente con la presentación de un blend como es Gran Alambrado, el cual reúne un nuevo concepto muy diferente al resto”, expresó Ana Amitrano, gerente comercial de Bodega Zuccardi.

El enólogo Juan Ruffo junto a Ana Amitrano.

Gran Alambrado, un vino con identidad 100 % mendocina

Conformado por uvas Malbec (70%) y Cabernet Sauvignon (30%), este nuevo icono de bodega que posee una de las familias más destacadas en el mundo del vino como es Zuccardi, busca cuidar la identidad que le da esta zona, como una  “expresión del suelo y del viñedo de Valle de Uco”.

Siguiendo esta línea, Rubén Ruffo, enólogo de Bodega Santa Julia y creador de Gran Alambrado señaló: “Estamos presentando un vino modelo y fácil de consumir aun cuando posee esa complejidad que le da el ser de alta gama. Gran Alambrado es un blend que nace en el viñedo, en lo mejor del Valle de Uco y que expresa esa región”.

Beatriz Barbera, Eugenia Loria y Mauricio García Hudson disfrutando del espumante Alambrado.

“Gran Alambrado es un vino criado en barricas de roble francés usadas, sin embargo, no buscamos invadir el vino con madera para que no sobresalgan esos aromas con los propios del vino. Para ello, posee una crianza por paso parcial por madera de 10 meses, y es allí en donde las dos variedades toman un camino por separado antes del corte final. Así, entre el 40 y casi 50 por ciento pasa en barrica mientras que el resto lo hace sin ella, lo cual más tarde, dará origen a este vino de gran frescura, buena acidez y muy bebible, el cual combina con cualquier situación de consumo”, enfatizó Ruffo.

En tanto Juan Ignacio Guzmán, gerente de Marketing de la bodega también se sumó a describir cuál es el nuevo concepto con el que busca irrumpir en el mercado: “Gran Alambrado es la apuesta que Bodega Santa Julia tiene en los niveles más altos. Si bien es un vino que viene posicionándose desde hace 5 años,  su crecimiento ha realmente sorprendido. Apuntamos siempre a vinotecas y gastronomía y la idea de Santa Julia es ir más allá y así surge este vino con uvas 100% de Valle de Uco, buscando siempre empujar la vara más arriba, creando productos cada vez mejores e ir hacia un vino de mejor calidad”.

En relación a la competencia que puede encontrar este blend en el mercado actual de las líneas topes de gama que lanzan otras bodegas, Guzmán señaló: “Hoy en día vemos un mercado casi perfecto, en donde van a salir muchos vinos en el rango de los 250 pesos y más y que  van a posicionarse. Sin embargo, mi opinión es que van a subsistir solo aquellos que tengan un concepto detrás; sin esto los vinos no van a poder crecer y van a ser solo atractivas etiquetas. Sin una espalda de una bodega y de la gente que está tras él, no lo lograrán. Esto el consumidor lo nota y es justamente esa la apuesta de Santa Julia; quedar en esa ‘ola’ en donde las marcas perduren”.

“El vino es solamente disfrute y no solo el vino en sí sino el con quién uno lo tome, la forma. Las buenas botellas no se descorchan para uno solo sino para compartir. Y es allí en donde Gran Alambrado busca estar, siendo un vino para compartir, para disfrutar la mesa con una buena comida y entre gente que uno quiere”, agregó Juan Ignacio Guzmán.

Fotos: Marcelo Carubin.