COMPARTIRShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Desde San Rafael, llega este espumante Brut Nature que se suma a la oferta de espumantes frescos ideales para disfrutar en esta temporada. Una “champaña” elaborada por una de las familias bodegueras más tradicionales del sur mendocino.

La legendaria bodega de San Rafael, Mendoza, cierra este año con el lanzamiento de un nuevo espumoso Brut Nature, que se suma a su clásico Extra Brut. Se trata de un vino que a la vista se presenta con un color amarillo pálido con tonos verdosos elegantes, de intensidad media, joven y atractivo, burbujas finas y espuma persistente.

En nariz es fresco, intenso, con fruta compleja destacándose el ananá, con leves notas cítricas y florales, de intensidad media y notas de levaduras. En boca su entrada es dulce ácida, con mediana persistencia, untuoso, equilibrado, repite los aromas de nariz con la complejidad de la fruta, tiene buen cuerpo, es amable fresco y con un final suave. espumante-alta

Elaborado con método Charmat, es decir, con una segunda fermentación en tanques, este nuevo producto continúa ampliando el extenso portfolio de la bodega familiar, que este año sumó los varietales Marqués del Nevado, con sus etiquetas Cabernet Sauvignon y Malbec, y amplió la línea joven Euforia con un rosado Syrah, remarcando su apuesta al crecimiento y a la innovación, conservando lo mejor del legado de un siglo y medio produciendo excelentes vinos en el país.

Precio sugerido: $ 236.

Una bodega con historia

Bodega Goyenechea fue fundada en 1868 por los hermanos Santiago y Narciso Goyenechea en Villa Atuel, San Rafael, al sur de Mendoza. Entre 1930 y 1940 llegaron a poseer, junto a la familia Arizu, el viñedo más grande del mundo y sus vinos, producidos por la tercera generación de la familia ya se comercializaban en todo el país bajo diferentes marcas. En 1965 ingresó la cuarta generación familiar y la actividad se centró exclusivamente en el vino fino embotellado.

Hoy, la cuarta y quinta generación trabajan en conjunto con la misma dedicación y compromiso que sus antepasados, haciendo de Goyenechea una verdadera empresa familiar de la industria vitivinícola, con una producción diversificada y de valor agregado, llevada a cabo en instalaciones modernas.

El futuro de la bodega se vislumbra acentuando su diversidad y calidad, posicionándose como un gran referente del sur de Mendoza.