COMPARTIRShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Con una inversión de 16 millones de pesos, la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas inauguró en su planta de San Juan, una nueva línea de envasado de vinos con el sistema Bag in Box.

A través de esta nueva inversión para el fraccionado de vinos en sistema Bag in Box, FECOVITA apunta, con innovación y desarrollo, a consolidar su presencia, tanto en el mercado local como en el ámbito internacional.

“Estamos trabajando en un plan estratégico para garantizar la sustentabilidad de quienes forman parte de la cadena de valor. Este esfuerzo inversor es una prueba de que, más allá de los vaivenes de la coyuntura, estamos apostando a un futuro mejor para todos los productores, mediante una economía de escala que hace frente a la concentración económica que estamos viviendo”, señaló Eduardo Sancho, presidente de FECOVITA.

La nueva planta consolida la actividad de FECOVITA en San Juan, en la cual está operando desde hace 10 años. Actualmente en la provincia trabajan 100 personas en forma directa, en tanto la cadena de valor local se estructura a través de 180 productores que llevan su materia prima para la elaboración de vinos.

fecovita7

La nueva línea “bag in box” en San Juan.

“Con este equipo de última generación podremos potenciar nuestra presencia en los productos de gama media, tanto en Argentina como en los mercados de exportación, fundamentalmente en Brasil y Latinoamérica, donde la innovación resulta un factor diferencial. En términos de negocios esperamos triplicar el volumen facturado en esta categoría con creciente demanda en los mercados”, detalló Juan Ángel Rodríguez, gerente general del grupo cooperativo.

A partir de la puesta en marcha de esta línea, dotada de la tecnología más moderna en su tipo en el país y de una de las más avanzadas en la región, se ratifica la alianza estratégica de FECOVITA con la empresa Smurfit Kappa, líder mundial en la fabricación de embalajes elaborados con papel. Además de la planta, la inversión abarca otras obras complementarias, como las referidas al entubamiento para el tratamiento de efluentes, los tanques de acero inoxidable para conservación y otras mejoras en la infraestructura del establecimiento industrial, afianzando así una historia de inversiones como la línea de tetra en 2012.

Qué es el Bag in Box

El sistema conocido como Bag in Box, cuya  nueva maquinaria se pone en marcha ahora en la planta de San Juan, consiste básicamente en una caja que contiene una bolsa cerrada y hermética que alberga y protege el vino hasta el momento de su uso, con una válvula de descarga que permite el vaciado paulatino del producto, evitando la llamada oxidación.

Las nuevas instalaciones permitirán elevar el nivel de litros fraccionados, que en estos 10 años han aumentado 25 millones de litros, llegando a una producción actual de más de 62 millones en lo que va del 2016.

Los vinos comercializados con los envases innovadores serán Cruz del Sur, Toro Viejo y Canciller.  Este envase conlleva diversas ventajas al ofrecer mejoras significativas en términos de comodidad, versatilidad y seguridad, además de prolongar la vida útil del contenido – incluso hasta varios meses- una vez abierto.

Por otra parte también resulta más amigable desde el punto de vista medioambiental, minimizando el volumen de residuos, pues la caja es reciclable y el conjunto exhibe una reducida huella de carbono.

Durante mucho tiempo el “BIB” fue utilizado para los productos con destino internacional y desde hace unos años fue imponiéndose gradualmente a nivel local, hasta ser incorporado en supermercados y en las góndolas en diversos puntos de venta del país. En Francia, por ejemplo, el 30 % de los vinos utiliza este sistema, mientras que en los países nórdicos, como Noruega, la participación trepa hasta 70 %, señalando una clara tendencia de los consumidores más jóvenes que apuntan a la innovación y la tecnología.

FECOVITA es actualmente la cooperativa vitivinícola más grande de América. Integra su actividad junto a 29 cooperativas, 54 bodegas y 5.000 productores con 25.000 hectáreas de viñedos en varias provincias. Con 273 mil litros comercializados en 2015 llega a controlar más del 31 %  del mercado local argentino.

Genera más 1.000 puestos de trabajo en forma directa, con presencia industrial en las provincias de Mendoza y San Juan y, comercial, a través de 12 centros de distribución propios en todo el país.